Un ejercicio de videncia, una premonición, un enfrentamiento con el propio miedo, con la propia responsabilidad. También una carta de amor, y un adiós. Es decir: un inicio y una explosión. Pero eso lo invento ahora.

Si la hice tal como la hice es porque no sabía nada sobre ella mientras la hacía. Es una película sobre mi propia ignorancia.





"Un film controvertido, lleno de ternura y poesía. Una obra que despierta, al unísono, pasiones a favor y en contra".​

(J.M. Colomer Mir – Foto-Film Calella)​