Cissbury_Rings,_England,_1995_-_1600x120


El Tarot es un lenguaje óptico, de una simbología tan profunda y compleja como sea la percepción de quien se adentre en él en cada momento. Se manifiesta como un espejo mágico que refleja y articula todo lo no enfrentado o reconocido y lo atrae así hacia la claridad, introduciéndolo en una estructura narrativa que te obliga a dar un sentido concreto y útil a todo lo que en tu vida busca ser asumido, resuelto o mejorado.


No sirve para adivinar el futuro, porque es imposible adivinar algo aún no decidido. En todo caso, en el futuro habría innumerables potenciales. El Tarot ayudaría a dirigirnos hacia los más beneficiosos, pero centrándonos exclusivamente en desentrañar el presente y en despertar la fuerza necesaria para tomar la decisión o la actitud liberadora que corresponde a cada momento, para coger firme el timón en medio de cualquier tormenta.

 

Aunque toda sesión suela tener efectos terapéuticos inapelables sostenidos en el tiempo, según he comprobado en innumerables seguimientos a consultantes, no considero que se trate de una terapia, sino de una obra artística, única y efímera, concebida para inducir profundas tomas de consciencia que se activan para siempre y comienzan a transformarnos desde ese instante, impulsándonos a responsabilizarnos de nuestra vida.


Siendo un arte, y aun teniendo una inspiración evolutiva de base, lo he ido enriqueciendo con otras investigaciones en diversos campos a lo largo de los últimos 20 años, con la intención de hacer las sesiones cada vez más efectivas y proporcionar una experiencia decisiva que pueda ahorrarnos mucho tiempo de procesos terapéuticos y búsquedas espirituales infructuosas.


Ofrezco sesiones largas y profundas, únicas para cada problema concreto, individuales o para parejas. La duración no se fija de antemano, pues dependerá de cada persona y del momento, y por ello requiere que nos comprometamos a quedar totalmente disponibles, sin compromisos posteriores.

*Firmo contratos de confidencialidad para personajes públicos cuando así se requiera.